BlogVoluntariado Corporativo

Colaboramos con la Escuela de Defensoras Comunitarias de León (México) para que usen las redes sociales como altavoz de los derechos de las mujeres

La dignificación de la vida de las mujeres es el propósito del Centro de Derechos Humanos Victoria Díez. La entidad, que lleva dos décadas desarrollando iniciativas en León (México), tiene en marcha una Escuela de Defensoras Comunitarias con la que capacita a mujeres para que sirvan como catalizador del conocimiento y la lucha del centro en diferentes comunidades y regiones de esta ciudad con más de 1,7 millones de habitantes.

Dentro de este contexto, y a través de la colaboración constante que mantenemos con la ONGD InteRed, desde PrideCom diseñamos e impartimos un taller para mostrarles cómo podían hacer llegar sus mensajes mucho más lejos a través de las principales redes sociales: TikTok, Facebook e Instagram.

El pasado mes de mayo comenzamos a hablar con el centro y a diseñar una formación específica, ya que debíamos adaptar nuestros conocimientos de comunicación a la realidad de las participantes, especialmente por su acceso a dispositivos digitales, el tiempo disponible o su experiencia previa en redes.

 

Una vez entendimos su día a día, empezamos a concretar la información que compartiríamos durante las 4 horas que duraría el taller teórico-práctico que tuvo lugar el pasado 17 de julio. Durante la sesión les contamos cómo estructurar un mensaje en redes, qué tono nos ayuda a llamar la atención y ganar impacto y cómo garantizar que nuestra actividad nos acerca a conseguir nuestro objetivo de divulgar información y ayuda para las mujeres. Además, les explicamos cómo aplicarlo en los formatos que más impacto tienen ahora mismo: stories de Instagram, vídeos cortos en TikTok y grupos de Facebook. Tras la práctica, añadimos además consejos para garantizar la seguridad,así como denunciar el acoso y abuso a través de las distintas plataformas.

“PrideCom ya forma parte de nuestra comunidad, porque vamos a emplear las herramientas que nos están dando y nos ayudarán a conseguir el cambio que estamos buscando”, fue el mensaje que nos dejó una de las participantes al terminar la sesión.

Esta acción de voluntariado se enmarca en la colaboración que mantenemos con la ONGD InteRed desde hace más de 2 años. Para nuestra CEO, Sonia Ruiz, “es una muestra más del compromiso que tenemos como empresa con la sociedad y, en particular, con la igualdad para las mujeres”. “Hemos diseñado este taller con la ilusión, el tiempo y el conocimiento de nuestros profesionales porque creemos que desde la comunicación podemos poner nuestro granito de arena para impulsar grandes proyectos como este”.

Ángeles Enríquez, directora del centro Victoria Díez, compartió tras la charla sus impresiones con nosotros: “Es nuestra primera experiencia de colaboración con una empresa y a distancia, lo que nos muestra las enormes posibilidades de animar sinergias, donar tiempos y compartir saberes, desde su experiencia, que abonan a nuestro trabajo como organización, con herramientas para hacer avanzar los derechos humanos de las mujeres”.

Por su parte, Eduardo García, responsable de alianzas con empresas de la fundación, afirmó que “esta colaboración entre InteRed, PrideCom y el Centro de Derechos Humanos Victoria Díez, demuestra que es posible transformar la realidad si colaboramos entre todas y todos. La formación estuvo muy bien preparada, fue amena y sobre todo útil para las mujeres que asistieron el sábado al taller”, dijo Eduardo García, responsable de alianzas con empresas de la Fundación, tras la sesión.

 

¿Cómo hemos vivido esta experiencia? Nos lo cuentan nuestros voluntarios:

“Esta experiencia me ha permitido ampliar mi mirada sobre el mundo en el que vivimos, a través de un valiente grupo de mujeres que se han atrevido a salir de su zona de confort para luchar y alzar su voz contra el acoso y la violencia sexual. Muchas veces perdemos la perspectiva y olvidamos que detrás de cada mujer víctima de abusos, hay algo más que un número o cifra, hay una historia personal”.

Manuel Ávila

“Ha sido una experiencia muy bonita en la que he podido conocer de cerca la realidad de otras mujeres, su fuerza y su coraje. La labor que hacen es fundamental e inspiradora, y darles herramientas que les ayuden a lograrlo es una oportunidad para, mediante pequeños gestos, cambiar el mundo. Con esta formación queríamos demostrarles que cada una de ellas tiene voz y mucho poder de influencia”.

Laura López

“Muchas veces creemos que nosotros no tenemos la capacidad de mejorar lo que nos rodea de manera activa, y las mujeres de la Escuela de Defensoras Comunitarias me han demostrado que todos podemos conseguir que el mundo sea un poquito más justo. Solo tenemos que imaginar que es posible y actuar. Pensar que esta pequeña acción puede dotarlas de herramientas reales para luchar contra estas desigualdades es algo indescriptible”.

Isabel Usero

“Creando esta formación, la que más ha aprendido he sido yo. Ahora sé mucho más sobre la difícil situación que tienen que vivir muchas mujeres, pero sobre todo he aprendido mucho sobre el poder de la voluntad y la determinación para mejorar las cosas que demuestras tanto la dirección del centro Victoria Díez como de las Defensoras comunitarias. Una lección que no voy a olvidar”.

Marta Factor

Poder participar en este voluntariado me ha ayudado, no solo a crecer como profesional, sino como ser humano: a empatizar, a abrir los ojos y escuchar con el corazón. Descubrir a Ángeles y a las mujeres del Centro de Derechos Humanos Victoria Díez supuso un despertar para mí; y es que, como humanidad tenemos aún mucho camino que recorrer. Porque todavía existen mujeres y niñas que necesitan manifestarse contra el acoso, las conductas machistas y la violencia. Porque todavía es necesario alzar la voz.”.

Paula Portilla

 

Dejar un comentario

14 − 2 =