BlogTendencias

8 pasos para incorporar el Social Media en tu estrategia de comunicación interna

By 18/09/2013 mayo 24th, 2022 Sin comentarios

Si estás pen­san­do en incor­po­rar un plan de Social Media en tu estrate­gia de comu­ni­cación inter­na es impor­tante que ten­gas en cuen­ta estos 8 pasos:

1. ¿Dónde estoy?
Deberíamos comen­zar midi­en­do el gra­do de madurez y la cul­tura de la orga­ni­zación, así como el gap entre los obje­tivos mar­ca­dos por la empre­sa y las expec­ta­ti­vas de los emplea­d­os. No olvides realizar una eval­u­ación de los canales exis­tentes para cono­cer su uso y pen­e­tración, qué públi­cos son más afines y qué necesi­dades tienen cada uno de ellos. Tam­bién es impor­tante saber qué pien­san los colab­o­radores de los nuevos canales y qué esper­an de ellos antes de lan­zarse a crear perfiles.

2. Iden­ti­fi­co a los líderes 
Es el momen­to de detec­tar a los emba­jadores den­tro de tu orga­ni­zación. Puedes valerte de la ayu­da del equipo de Social Media en comu­ni­cación exter­na para iden­ti­ficar a aque­l­los emplea­d­os que han men­ciona­do tu mar­ca en redes sociales.

3. Creo la políti­ca para redes sociales 
La políti­ca de redes sociales debería ser un “must have”. Su elab­o­ración supone el primer paso tan­to para tran­quil­izar a la direc­ción a la hora de intro­ducir medios sociales en la orga­ni­zación, como para dibu­jar el mar­co de actuación de los emplea­d­os en Social Media. Se tra­ta de elab­o­rar un decál­o­go de uso que debería ten­er cada emplea­do al entrar en la empre­sa porque es esen­cial que todos sep­an para qué podemos usar redes sociales y cuál es la mejor man­era de hac­er­lo. Tam­bién sería con­ve­niente crear una guía de pau­tas en la que demos indi­ca­ciones a los emplea­d­os sobre el tipo de comen­tar­ios que pueden crear según cada red y un plan edi­to­r­i­al que, como respon­s­able de comu­ni­cación inter­na, te per­mi­tirá bal­ancear infor­ma­ción según la esta­cional­i­dad, la crit­i­ci­dad de la infor­ma­ción, tus públi­cos y sus preferencias.

4: Influ­en­cio a la dirección
Cer­ca de un 30% de CEOs está en redes sociales. El mis­mo direc­ti­vo puede pasar de pre­gun­tarse: ¿Para qué quer­e­mos un Face­book? Para unos instantes después excla­mar: ¡Se van a tirar todo el día engan­cha­dos y no van a trabajar!

Aquí, el rol del comu­ni­cador inter­no pasa por con­ver­tir los miedos en ven­ta­jas: Ahor­ro en tec­nología, may­or flu­idez de la comu­ni­cación, aumen­to de la colab­o­ración, detec­ción y reten­ción del tal­en­to, mejo­ra del cli­ma lab­o­ral, incre­men­to de la pro­duc­tivi­dad (+20% según McK­in­sey), poten­ciar las ven­tas, mejo­rar el employ­er brand­ing, desar­rol­lar el sen­timien­to de perte­nen­cia y el orgul­lo de marca.

Para que esta estrate­gia fun­cione ten­drás que hablar­le en su idioma. Tra­duce el obje­ti­vo estratégi­co más social en tu mis­ión, ponte 3 obje­tivos y, al menos, dos indi­cadores de medición. Es impor­tante con­tar con un spon­sor que ayude en la ven­ta inter­na: el DRH o la DSI con­for­man con el Dircom la tría­da de la trans­for­ma­ción cul­tur­al. Y no olvides men­tor­izarles en su pro­pio uso.

5: Con­ven­zo a los managers
Ya has con­segui­do sen­si­bi­lizar a la direc­ción y aho­ra ten­drás que hac­er lo pro­pio con los man­agers si no quieres que se con­vier­tan en lim­i­ta­dores de tu estrate­gia. Si el obje­ti­vo es ten­er­los de tu parte, ¿por qué no intro­ducir en el cur­so de habil­i­dades direc­ti­vas un taller sobre cómo con­ver­tirse en un líder 2.0?

6: Incor­poro canales de for­ma gradual 
Es impor­tante ir por pasos. Podemos empezar por aque­l­las platafor­mas que per­mi­tan una inter­ac­ción fácil y poco arries­ga­da en redes sociales. El obje­ti­vo es demostrar la efi­ca­cia en su uso sin cor­rer posi­bles ries­gos de expre­sión alboro­ta­da que podría achacar la direc­ción. En la entra­da Comu­ni­cación Inter­na 2.0: Las Redes Sociales que más apor­tan al comu­ni­cador inter­no te pro­ponemos ejem­p­los que te pueden ayu­dar a dar el primer paso en la incor­po­ración de canales a par­tir de tus necesi­dades de comu­ni­cación interna.

7: Dinami­zo
La mejor fór­mu­la pasa por una dinamización que busque el equi­lib­rio entre infor­mar, diver­tir y felic­i­tar. Con estas 3 direc­tri­ces con­seguire­mos reclu­tar a los que aún no for­man parte de nues­tras redes, mov­i­lizar a través del juego (la ya bien cono­ci­da gam­i­fi­ca­tion) a los que ya están y com­pro­m­e­ter a quienes tienen los com­por­tamien­tos más ejem­plares y debe­mos felic­i­tar públicamente.

8: Mido su impacto 
Gra­cias al Social Media podemos medir el gra­do de engage­ment, el de colab­o­ración, difusión, el % de lec­tura y de inter­ac­ciones… las redes sociales dispo­nen de sis­temas de medición que, aunque primero debe­mos adap­tar a las necesi­dades de Comu­ni­cación Inter­na, son una her­ramien­ta per­fec­ta para al fin estable­cer indi­cadores en este área. Debe­mos ten­er en cuen­ta que no se tra­ta de canales de ven­ta por lo que pen­sar en ROI nos puede lle­var a obten­er datos erró­neos. En Social Media creamos mar­ca y rela­ciones por lo que nos deberíamos hac­er pre­gun­tas del tipo: ¿qué per­son­al­i­dad demues­tra nues­tra orga­ni­zación?, ¿es coher­ente con sus val­ores?, ¿sabe trans­mi­tir su estrate­gia?, ¿qué pien­sa la plan­til­la?, ¿los val­ores de mar­ca coin­ci­den con los de sus seguidores?

Es un hecho. El Social Media nos pro­por­ciona las her­ramien­tas nece­sarias para con­ver­tir a los emplea­d­os en fans de la mar­ca, fomen­tan­do su colab­o­ración y mejo­ran­do al mis­mo tiem­po los flu­jos de comu­ni­cación con ellos.

Entonces, ¿a qué estas esperan­do para reforzar el engage­ment en tu orga­ni­zación? En Pride­Com estare­mos encan­ta­dos de ayu­darte. ¡Conec­ta con nosotros!

Dejar un comentario

15 + 16 =