Skip to main content
Experiencia Empleado

Metaverso corporativo: una nueva dimensión para generar engagement dentro de las organizaciones

By 20/12/2023febrero 16th, 2024Sin comentarios
Metaverso corporativo y experiencia de empleado

Inter­ac­tivi­dad, inmer­sión o acce­si­bil­i­dad. Son algu­nas de las ven­ta­jas que ofrece el metaver­so a la hora de crear engage­ment en la empre­sa. Una tec­nología aún emer­gente pero que está lla­ma­da a trans­for­mar la for­ma en que los pro­fe­sion­ales colab­o­ran, apren­den, cel­e­bran y conectan entre ellos y con su organización.

¿Cómo cambia el metaverso la manera en la que nos comunicamos internamente?

Por ejem­p­lo, ofre­cien­do reuniones inmer­si­vas más allá de las video­con­fer­en­cias tradi­cionales en las que los par­tic­i­pantes pueden con­tar con sus pro­pios avatares y moverse en entornos 3D. Tam­bién en la man­era de abor­dar la colab­o­ración en proyec­tos, dan­do a los equipos la posi­bil­i­dad de tra­ba­jar jun­tos en entornos vir­tuales, o en el ámbito de la for­ma­ción a través de sim­u­la­ciones. Además, el metaver­so está per­mi­tien­do la orga­ni­zación de even­tos vir­tuales más impac­tantes, donde la expe­ri­en­cia es más inter­ac­ti­va y mem­o­rable. Y, sobre todo, un espa­cio para fomen­tar la comu­ni­cación infor­mal donde los pro­fe­sion­ales pueden inter­ac­tu­ar de una for­ma rela­ja­da, for­t­ale­cer las rela­ciones y mejo­rar el sen­ti­do de comunidad.

Ahora bien, ¿a qué desafíos nos enfrentamos ante su puesta en marcha?

La adop­ción ini­cial del metaver­so puede ser lenta, ya que los emplea­d­os podrían sen­tirse inse­guros en este nue­vo entorno. Por eso, la capac­itación es fun­da­men­tal. Tam­bién es impor­tante ten­er en cuen­ta que no todos los emplea­d­os pueden ten­er acce­so a hard­ware de real­i­dad vir­tu­al o expe­ri­en­cias de metaver­so. Por eso hay que con­sid­er­ar solu­ciones que no depen­dan exclu­si­va­mente de un hard­ware cos­toso. Otros grandes desafíos que ten­dremos por delante serán el de la seguri­dad, el de la inte­gración con otras her­ramien­tas y platafor­mas exis­tentes en la com­pañía o el de la inver­sión que deber­e­mos jus­ti­ficar con un análi­sis de coste vs. ben­efi­cio detal­la­do. Y, por supuesto, ten­dremos por delante la bar­rera de la resisten­cia al cam­bio. No olvidemos que la cul­tura orga­ni­za­cional puede influir en la adop­ción del metaver­so si no está alin­ea­da con val­ores como la inno­vación, la adapt­abil­i­dad o la mejo­ra continua.

¿Qué debemos tener en cuenta antes de empezar? ¡Toma nota de estos 10 consejos!

1. Define obje­tivos claros: antes de embar­carte en la adop­ción del metaver­so, define clara­mente tus obje­tivos. ¿Bus­cas mejo­rar la colab­o­ración remo­ta, la for­ma­ción inter­na o la comu­ni­cación infor­mal? Establece metas especí­fi­cas para medir el éxito.

2. Comu­ni­ca de for­ma hon­es­ta: comu­ni­ca de man­era trans­par­ente a los emplea­d­os sobre la imple­mentación del metaver­so. Expli­ca los motivos que hay detrás de la adop­ción, los ben­efi­cios esper­a­dos y cómo impactará en su día a día.

3. Pro­por­ciona for­ma­ción: ofrece píl­do­ras de capac­itación especí­fi­cas sobre cómo usar el metaver­so. Esto puede incluir la nave­gación en entornos vir­tuales, el uso de avatares y la par­tic­i­pación en reuniones.

4. Arran­ca con pilo­tos pequeños: comien­za con proyec­tos pilo­to más pequeños antes de una imple­mentación a gran escala. Esto te per­mi­tirá iden­ti­ficar posi­bles prob­le­mas, ajus­tar tu estrate­gia y obten­er retroal­i­mentación direc­ta de los empleados.

5. Con­sid­era la diver­si­dad tec­nológ­i­ca: asegúrate de que las solu­ciones de metaver­so sean acce­si­bles para la may­or can­ti­dad posi­ble de emplea­d­os, inclu­so aque­l­los que no tienen acce­so a dis­pos­i­tivos de real­i­dad virtual.

6. Ofrece alter­na­ti­vas y sé flex­i­ble: pro­por­ciona opciones para aque­l­los que pueden preferir méto­dos de comu­ni­cación más tradi­cionales. No fuerces a todos a adop­tar el metaver­so; per­mite la coex­is­ten­cia de difer­entes canales de comu­ni­cación interna.

7. Enfó­cate en la expe­ri­en­cia del usuario: dis­eña entornos vir­tuales que sean intu­itivos y fáciles de usar. La expe­ri­en­cia del usuario es clave para la aceptación exi­tosa del metaver­so en la comu­ni­cación interna.

8. Cui­da la seguri­dad y pri­vaci­dad: pro­tege la pri­vaci­dad y la inte­gri­dad de los datos. Asegúrate de cumplir con las reg­u­la­ciones de pri­vaci­dad aplic­a­bles y comu­ni­ca clara­mente las políti­cas de seguridad.

9. Pro­mueve la cul­tura del metaver­so: fomen­ta una cul­tura que apre­cie la inno­vación y la adapt­abil­i­dad. Reconoce y cel­e­bra los éxi­tos aso­ci­a­dos al uso del metaver­so en la empresa.

10. Establece KPIs según tus obje­tivos: tasa de adop­ción, par­tic­i­pación en reuniones vir­tuales, proyec­tos com­ple­ta­dos en el metaver­so, efi­cien­cia en la comu­ni­cación, diver­si­dad de par­tic­i­pación, inno­vación en los pro­ce­sos, fidelización de emplea­d­os, etc.

En resumen, la impor­tan­cia del metaver­so en las orga­ni­za­ciones rad­i­ca en su capaci­dad para mejo­rar la conec­tivi­dad, la efi­cien­cia y la expe­ri­en­cia de las per­sonas. Y ahí, los pro­fe­sion­ales de comu­ni­cación inter­na son una figu­ra clave a la hora de inte­grar esta tec­nología si quer­e­mos garan­ti­zar el máx­i­mo impacto en la creación de engage­ment.

Dejar un comentario

dieciocho − 4 =